QUIENES SOMOS

ideario

Ideario

PRESENTACIÓN.

La Fundación Hermanos Obreros de María, obra social desde 1950, fundada por el Hermano Carlos Fernández Dorador, acoge a menores y jóvenes con problemas socio-familiares, les ofrece un hogar familiar y una formación que posibilite su futura integración laboral y social.

Como obra social, dentro de la Iglesia, tenemos el compromiso de ayudar a los más necesitados, ofreciéndoles un entorno acogedor, lleno de serenidad y respeto, que posibilite la vivencia de valores cristianos.

IDEARIO DE LA FUNDACIÓN HERMANOS OBREROS DE MARÍA.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES.

– Toda Persona tiene derecho a la educación y a una igualdad de oportunidades.

– La familia o tutor es la principal responsable de la educación de sus hijos.

– Los educadores, profesores y demás personal del centro han de ajustar su intervención al carácter propio de la Fundación H.O.M., y a las necesidades de nuestros menores y jóvenes.

– Como Fundación tenemos el deber de crear y dirigir nuestros centros e impartir en ellos un tipo de educación basada en los valores cristianos.

IDENTIDAD DEL CENTRO.

La Fundación Hermanos Obreros de María se presenta a la sociedad a través de sus centros educativos, con una clara  inspiración cristiana, pero respetuosa con todas las creencias y culturas que configuran nuestra sociedad actual.

Tiene el deber de acoger a todas las personas que acuden a nuestros centros, ofreciéndoles un trato cordial, afectuoso y cercano, así como una atención personal e individualizada, tratando en todo momento de ayudarles y orientarles.

Programa su intervención educativa para promover el desarrollo integral de la persona. Buscando el bien del niño y del joven por encima de todo.

Mantiene una profunda actitud de respeto y valoración de la diversidad de cada uno de sus educandos.

Fomenta actividades de tipo educativo dirigidas a familias. Respaldando su acción educativa a través de distintos programas: Colegio, Escuela Hogar, Residencia de Protección, Mayores de 18 años y Centro de Día.

Basa su proyecto educativo en una visión cristiana del hombre y del mundo. Dedicando especial atención a los más necesitados.

Crea un ambiente que facilita la acción compensadora de las desigualdades sociales de las familias de origen

Sistema pedagógico basado en el afecto, la responsabilidad y la puesta de límites. Teniendo como marco la razón, el amor y el respeto a la diversidad. Generalizando esta intervención en todos los momentos de su vida cotidiana.

Fomenta el espíritu de familia, creando un ambiente de alegría y un clima de hogar y mutua confianza entre educador y educando.

Promueve las actividades de ocio y tiempo libre, como elemento complementario y compensador del desarrollo integral de los menores.

FINES EDUCATIVOS.

El objetivo de la acción educativa de la Fundación H.O.M. es alcanzar una educación integral mediante el desarrollo armónico de los valores humanos y cristianos, para ello el menor ha de descubrir:

-Un sentido de libertad responsable que les permita tomar decisiones personales coherentes, proporcionadas a su edad y dentro de un profundo respeto a los derechos de los demás.

– Un espíritu crítico que les capacite para afrontar nuevas situaciones y colaborar en la transformación de la sociedad.

– Una gran sensibilidad ante los problemas del mundo actual.

Para ello consideramos fundamental que los menores y jóvenes consigan:

– Abrirse a los demás y participar en la vida del grupo.

– Aceptar el esfuerzo que supone su formación como un modo eficaz y práctico de colaborar en la construcción de la sociedad.

– Trabajar por la justicia y la paz, comprometiéndose en el logro de la fraternidad humana.

– Formarse como ciudadanos democráticos que participen activamente en la construcción de un mundo mejor, basado en la justicia, la responsabilidad, el amor y la libertad.

La consecución de los fines educativos se basa en:

– La participación de toda la comunidad educativa y la colaboración de todos sus componentes.

– La creación un clima de convivencia basado en los valores cristianos de responsabilidad y respeto, en el cual el menor es animado a participar de modo activo en la construcción de su vida y colaborar en la de los demás.

– La comunidad educativa: hermanos, educadores, profesores, personal no docente, menores y familia, han de contribuir a la función educadora mediante una participación activa y responsable desde su ámbito de intervención.

– Los educadores, profesores y demás miembros de la comunidad educativa se comprometen a integrarse en la vida del centro, procurando dar con su actitud y testimonio, la verdadera imagen del educador que asume, con pleno sentido de responsabilidad y colaboración positiva; ejerciendo sobre sus pupilos un auténtico acompañamiento educativo y estimulándoles a vivir los valores humanos y cristianos que faciliten su futura integración social.

– Los menores participarán activamente en su propia educación y en el buen funcionamiento del centro, implicándose en la elaboración y respeto de las normas y vida del centro.

– Los padres y tutores, principales responsables de la educación de sus hijos, conscientes de la importancia de la función educadora, han de crear en la familia un ambiente que asegure la perfecta educación de los mismos. Es indispensable su participación e implicación en su proceso educativo. Para ello cuenta con el asesoramiento de los profesionales de nuestro centro.

ESTILO EDUCATIVO.

La educación que se imparta ha de tener:

– Trato personal con los menores y jóvenes por medio de un diálogo abierto y cordial, basado en el respeto mutuo, aceptación y confianza.

– Una convivencia amistosa y familiar, que permita conocerse mejor, compartiendo sus inquietudes y haciendo posible su acción orientadora y de guía en las distintas situaciones y conflictos.

– Hacer descubrir a los menores y jóvenes distintos valores en su vida cotidiana, vivida con serenidad, optimismo y alegría.

– El educador/profesor será el encargado de acompañar y servir de modelo y guía a sus pupilos.

– Espíritu de servicio, de cercanía y amistad entre los miembros de la comunidad educativa.

ENTIDAD TITULAR.

– Dirige el centro, ejerce su última responsabilidad y da continuidad a los principios que definen el tipo de educación y los criterios de actuación que garantizan su acción educativa.

– Vela por la cohesión entre los que forman la comunidad educativa.

– Fomenta el clima de libertad y participación entre sus miembros.

CONCLUSIÓN.

El presente ideario es garantía de la opción educativa que define la intervención de la Fundación H.O.M. y es el eje que da coherencia a todos los implicados en esta tarea.

El espíritu de este IDEARIO hace imprescindible la más perfecta coordinación entre los que integran su comunidad educativa. La Fundación H.O.M. invita a todos los componentes de la misma a colaborar en la tarea educativa desde sus respectivos niveles y competencias. El hecho de estar relacionado con la Fundación como educador, profesor, padre o tutor, implica la aceptación de este IDEARIO.

"Contacta"

Nombre

Mail(requerido)

Teléfono

Qué necesitas?

Galería de Fotos

Profesionalidad y Humanidad

Cada día más unidos