CONGREGACIÓN

Nuestro Apostolado

Quiénes somos.
Los HERMANOS OBREROS DE MARÍA iniciaron su vida en Granada como Institución Benéfico-Docente a impulsos del HNO. CARLOS FERNÁNDEZ DORADOR, quién, animado por el Espíritu del Señor, se sentía llamado a prestar este servicio a la Iglesia en favor de los niños y jóvenes pobres carentes de un ambiente familiar normal.
Se constituye en Congregación religiosa para vivir plenamente el Evangelio siguiendo a Cristo pobre por la dedicación total a Dios mediante la profesión pública de los consejos evangélicos, entregándose así a la edificación de la Iglesia y al bien de los hermanos. Es una Congregación exclusivamente laical y a todos se les dará el tratamiento de Hermano.

Nuestra Espiritualidad
La Congregación reconoce como su especial patrona a la Inmaculada Virgen a la que amamos como madre, procuramos imitar en su amorosa cooperación a la obra salvadora de su Hijo y bajo cuya protección realizamos nuestro servicio apostólico en la Iglesia.

Servicio a la Iglesia
Conscientes de que somos Iglesia, en la Iglesia y a su servicio nos consagramos y, de que en cooperación con la obra evangelizadora en la Iglesia realizamos nuestro apostolado, viviremos y manifestaremos nuestra unión con toda la Iglesia y acogeremos fielmente sus enseñanzas y las orientaciones de quienes tienen el carisma de guiar y enseñar en nombre de Cristo.

Comunidad Fraterna
Para que nuestras comunidades sean de verdad fraternidades evangélicas hemos de intensificar nuestra unión personal con Cristo en el que realmente todos somos Hermanos. Y como la comunidad religiosa nunca está definitivamente realizada, hemos de procurar con gran interés nutrir nuestra vida con la Palabra de Dios, la celebración litúrgica, especialmente de la Eucaristía, y perseverando en la Oración y un mismo espíritu, (Cfr. Hechos, 2,32 y P.C. Nº 15).

Nuestro Apostolado.
Existen en la Iglesia muchos institutos consagrados a las obras de apostolado según la diversidad de dones siendo uno mismo el Espíritu, (P.C. Nº 8). Dentro de esa pluralidad de vocaciones, nuestra Congregación tiene como finalidad apostólica la de acoger a niños y jóvenes pobres carentes de ambiente familiar normal y el de cooperar con ellos a su plena formación personal humano-cristiana. Nuestro compromiso apostólico, pues, con esos niños y jóvenes forma parte esencial de nuestra vocación y, por lo tanto, de nuestra consagración religiosa.
Desarrollamos nuestro servicio a la sociedad en la Ciudad de los Niños. Centros educativos, formativos y de acogida. Creamos un hogar, donde niños y jóvenes crecen en valores humanos. Descubren los valores cristianos, y se capacitan intelectual y profesionalmente, a través de una atención personal y técnica.

"Contacta"

Nombre

Mail(requerido)

Teléfono

Qué necesitas?

Galería de Fotos

Profesionalidad y Humanidad

Cada día más unidos